Yamada Mumon Roshi

Yamada Mumon Roshi (1900-1988)

Por Shodo Harada Roshi

Cuando era joven, su padre esperaba que estudiara la carrera de Derecho. Sin embargo, cuando empezó la carrera escuchó las siguientes palabras de Confucio; “ En vez de crear abogados, debemos generar un mundo donde no se necesiten más a los abogados”. Cuando el joven Yamada Mumon Roshi, escuchó esto, vio claramente que el trabajo de un abogado no lo podría satisfacer. Así que empezó a buscar un camino adecuado para él.

Un día escuchó que Kawaguchi EKai había regresado de un viaje al Tíbet. El era el primer Zen Master que había ido al Tíbet y estaba por dar una conferencia sobre “El Camino del Bodhisattva”. Kawaguchi EKai enseño que si bien era imposible cubrir a todo el mundo con una piel suave para andar, todos poseemos la posibilidad de ponernos un par de zapatos y andar por el mundo caminando en piel suave. También dijo que si bien es imposible poner un techo sobre el mundo para protegernos de la lluvia, si cada uno tiene una sombrilla, entonces podremos resguardarnos de la lluvia. Del mismo modo, aunque parezca imposible liberar a cada persona del sufrimiento, si en nosotros logramos experimentar el fin del sufrimiento, entonces otras personas se inspirarán por esta posibilidad, y buscará la forma de ponerse los zapatos y cargar la sombrilla de la iluminación. Éste es el camino del Bodhisattva. Si bien una persona no puede liberar al resto de la humanidad, si pueden manifestar la posibilidad de vivir sin sufrimiento y compartir la luz verdadera.

Yamada Mumon Roshi se volvió discípulo de Kawaguchi Ekai, pero la intensa y austera práctica de su Zen lo llevó a caer enfermo con tuberculosis. Mumon Roshi vivió muchos años en aislamiento esperando el fin cuando de repente en un dia soleado del mes de Junio, vió una flor de Nanten y tuvo un gran despertar.

Escribió el siguiente poema:

 

Todas las cosas son parte de ésta mente universal.

La brisa fresca me lo dijo esta mañana.

 

También su cuerpo fue sanado totalmente.

Para profundizar aun mas su nuevo despertar, ingresó al monasterio Empuku-ji donde permaneció algunos años hasta que se cambió a Tenryu-ji donde continuó su entrenamiento y comprensión de su mente Búdica bajo el Zen Master Seisetsu GenJo Roshi hasta la edad de 51 años donde tomó el cargo de Zen Master en el monasterio de Shofuku-ji en la ciudad de Kobe en Japón.

Durante la Segunda Guerra Mundial vio mucho sufrimiento y el rol de su país en la guerra, lo tocó profundamente. En consecuencia, desde el año de 1967 realizó peregrinajes anuales a varios países del Sudeste Asiático para pedir perdón por las acciones Japonesas durante la guerra, recitando Sutras para todos los caídos sin importar raza o religión. También inculcó ésta responsabilidad y arrepentimiento a todos sus discípulos.

Yamada Mumon Roshi tuvo una vida muy activa. Enseño a muchos extranjeros e hizo varios viajes por el mundo: Estuvo presente en la ceremonia de apertura del Zendo DaiBosatsu en Nueva York, visitó el centro Zen de Mount Baldy en California, viajó a México donde apoyo al Maestro Zen Ejo Takata Roshi en su trabajo en la sierra de Oaxaca, y también a la India donde fundó un templo japonés en Bodhgaya- la ciudad donde Shakyamuni Buda se iluminó. En Europa ayudó a iniciar el diálogo espiritual Este-Oeste con intercambios entre el Cristianismo y el Budismo.

Al tiempo se quedó a cargo de ReiUnin, y fue el KanSho-san de MyoShinJi-ha (el puesto más alto del Zen Rinzai en Japón). También fue el director de la Universidad de Hanazono en Kyoto. Donde a pesar de ser un gran estudioso y conocedor del Budismo con muchos estudiantes en la escuela, siempre vivió hasta su último día, la vida simple de un monje. Viviendo y dando cada minuto de su vida a los demás.